Shandong Luba Chemical Co.,Ltd
Beijing Multigrass Formulation Co., Ltd.

BIOINSUMOS: Biotechnological tools for sustainable production
BIOINSUMOS: Herramientas biotecnológicas para una producción sustentableqrcode

Dec. 6, 2017

Favorites Print Dec. 6, 2017
 Lic. Mariano Lattari
Lic. Mariano Lattari

Lic. Mariano Lattari is a professional analyst of the National Service of Health and Agri-Food Quality (SENASA) of the Argentine Republic. He specializes in Agr...

Follow
Ante la exigencia de producir alimentos más sanos, con atributos de calidad específicos y obtenidos de forma ambientalmente sustentable, la agricultura empieza a dar un giro hacia el uso de los bioinsumos. Lo anterior está marcando una nueva tendencia al complementar y/o sustituir agroquímicos convencionales por insumos biológicos, los cuales se corresponden con servicios ecosistémicos tales como la biopolinización, el ciclaje y disposición de nutrientes, el control natural de plagas entre otros, permitiendo desarrollar una producción agropecuaria más sustentable. Cuando hablamos de bioinsumos agropecuarios nos referimos a todo aquel producto biológico que consista o haya sido producido por microorganismos (hongos, bacterias, virus, etc.), macroorganismos (Ácaros e Insectos benéficos), extractos de plantas o compuestos bioactivos derivados de ellos y que estén destinados a ser aplicados como insumos en la producción agropecuaria, agroalimentaria, agroindustrial e incluso agroenergética. Por ejemplo, esto incluye pero no se limita a: biofertilizantes / bioestimulantes; biocontroladores de plagas y agentes biofitosanitarios (ya sean de origen fúngico, viral, bacteriano, vegetal o animal, o derivados de estos); biorremediadores y/o reductores del impacto ambiental; biotransformadores para el tratamiento de subproductos agropecuarios y bioinsumos para la producción de bioenergía.
 
Es importante destacar que los Bioinsumos Agropecuarios no dejan residuos tóxicos en el ambiente y su utilización permite obtener productos agroalimentarios de calidad, agregando valor en origen en las diversas economías regionales. Particularmente, para el caso de las producciones con atributos de calidad específicos (por ejemplo, la Producción Orgánica). En correspondencia a lo enunciado, recientemente la Unión Europea emitió el Reglamento (UE) 1432/2017 en el cual considera a muchos de los Bioinsumos como sustancias de bajo riesgo, postura sustentada en numerosas evidencias científicas (Informe del 5° seminario del grupo de dirección sobre bioplaguicidas relativo a las técnicas de aplicación de plaguicidas microbianos y semioquímicos: hipótesis de utilización y riesgos asociados, OCDE, ENV/JM/MONO (2015)38))
En comparación con los agroquímicos de síntesis convencionales, los bioinsumos cuentan con ventajas y desventajas que pasamos a detallar:

BIOINSUMOS AGROPECUARIOS (BA)

VENTAJAS

DESVENTAJAS

-Mayor especificidad por lo que se minimiza el riesgo de generar eventos de resistencia genética en las plagas.

-Por su preexistencia en la naturaleza, son productos biodegradables e inocuos que no dejan residuos tóxicos, lo cual permite su utilización incluso próximos a cosecha.

-El uso efectivo de BA permite obtener rendimientos óptimos. A su vez, en muchos casos tienen un efecto persistente en el tiempo (se integran al agroecosistema), por lo que pueden disminuirse sus aplicaciones y por consiguiente los costos.

-Los BA permitirán mantener e incrementar los mercados (particularmente los internacionales) y la aceptación de los consumidores, ante la demanda de alimentos obtenidos de forma ambientalmente sustentable.

-Su efectividad depende en mayor grado de las condiciones ambientales adecuadas (temperatura, humedad, heliofanía, etc.) y de las características bioecológicas del cultivo/plaga.

-Desconocimiento en cuanto a la existencia de los BA y por lo tanto, de las Buenas Prácticas necesarias para su almacenamiento, manipuleo y aplicación efectiva. No hay una “cultura” de los bioinsumos como ocurre en otros países.

-En el caso de los bioplaguicidas, existe un retraso en el accionar con respecto a los agroquímicos convencionales (Acción lenta aunque persistente).

-Poca disponibilidad de productos registrados* (particularmente de índole fitosanitaria) y a su vez, en general tienen un costo mayor a los agroquímicos convencionales.

*salvo para el caso de los “inoculantes”


En cuanto al desarrollo comercial de los bioinsumos de uso agropecuario, aunque depende de cada organismo o producto bioactivo en particular, la investigación tiene pasos en común:
 
(Haga clic para agrandar la imagen.)
 
1°) Por ejemplo, si quisiéramos encontrar para un cultivo en particular algún agente fúngico como biocontrolador de algún artrópodo plaga, debemos realizar una prospección a campo a los fines de hallar individuos afectados. Comúnmente los identificaremos como individuos muertos con el hongo esporulado, sobre diferentes porciones de la planta (hojas, tallo, corteza, etc.) o el suelo / hojarasca.

2°) La/s muestra/s son llevadas al laboratorio en donde se realiza el aislamiento del hongo a partir del material colectado (por lo general se aísla del tegumento) con el fin de obtener una cepa pura y poder realizar su correcta identificación y caracterización. Es importante trabajar con Buenas Prácticas de Laboratorio para evitar contaminaciones indeseadas en el material.

3°) Bioensayos: Tienen como finalidad evaluar, del Agente de Control Biológico Microbiano (ACBM), la patogenicidad (mata o no mata al “blanco”), virulencia (¿Cuánto mata?), especificidad (¿Mata sólo al “blanco”?) y la compatibilidad con productos químicos o con otros organismos benéficos.

4°) Una vez seleccionada la o las mejores cepas para el control de la plaga en estudio, se realizan las primeras formulaciones experimentales las cuales serán ensayadas nuevamente sobre la plaga bajo condiciones ambientales de laboratorio (control de temperatura, humedad, fotoperiodo, etc.).
 
Hasta aquí podemos decir que el micoinsecticida ha sido desarrollado a nivel experimental, por lo que para su fase industrial y comercial se requieren una sería de pasos en los cuales intervienen los organismos reguladores pertinentes (SENASA para el ámbito agropecuario y ANMAT para el ámbito domisanitario). A su vez, en caso que el desarrollo provenga de una institución pública (por ejemplo, el IMYZA del INTA), se evalúa la conveniencia de asociarse con una empresa privada mediante un convenio institucional a los fines de concretar el escalado industrial y comercial.
 
5°) Para realizar los ensayos a campo con fines de registro, se debe solicitar autorización a las entidades regulatorias competentes mencionadas con anterioridad. Para el ámbito agropecuario, los ensayos tienen la finalidad de evidenciar la eficacia agronómica del ACBM. También se trabaja con diferentes parámetros (formulación, dosis, momento de aplicación, etc.) para obtener un producto que resulte efectivo al momento de su comercialización.

6°) Finalmente, ante la aprobación y consiguiente registro del producto, se autoriza su comercialización garantizando la inocuidad y calidad del producto. A su vez, si se utiliza correctamente se garantiza la efectividad ante la plaga a controlar, sin afectar la salud del ambiente y de las personas.
 
En cuanto al marco institucional, se puede indicar que el inicio de una política explícita en materia de Bioinsumos Agropecuarios tuvo lugar a mediados del 2013 a partir del “Taller sobre la institucionalidad para el desarrollo y comercialización de bioinsumos en Argentina. Experiencias en países de América Latina y el Caribe”. El propósito de dicho evento fue analizar el estado de situación de la temática en la Argentina, identificar a los actores principales de la industria, conocer sus demandas y comparar las experiencias de otros países latinoamericanos respecto de la regulación de los mismos, con el objetivo de poder formular políticas que promuevan el desarrollo del sector. A los fines de iniciar el cumplimiento de las demandas mencionadas, el ex Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación (MAGyP) crea el Comité Asesor en Bioinsumos de Uso Agropecuario (CABUA), como un órgano asesor intersectorial de gestión, concertación y formulación de propuestas para el sector de Bioinsumos, que cuenta con un perfil técnico-científico (Resolución MAGyP N° 7/2013). Como primer medida de promoción impulsada por CABUA, se creó por Resolución MAGyP N° 256/2015 el “Programa de Fomento del uso de Bioinsumos Agropecuarios (PROFOBIO)”, con el fin de promover y facilitar el uso de los Bioinsumos por parte de los productores agropecuarios de la República Argentina. La convocatoria se realizó en el año 2015 y tuvo una excelente recepción, habiéndose recibido cuarenta y cinco (45) proyectos por un total de más de diez millones de pesos ($10.000.000). Se aprobaron y financiaron doce (12) proyectos para distintas regiones del país, beneficiando a los productores agropecuarios de los sectores nogalero, frutícola, hortícola, vitivinícola y forrajero.
 
Asimismo, por iniciativa conjunta entre el Ministerio de Agroindustria y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, durante el año 2016 se lanzó la convocatoria para acceder al Fondo de Regulación de Productos Biotecnológicos (FONREBIO). Este instrumento tiene por objeto financiar parcialmente, mediante créditos de devolución contingente, proyectos de desregulación de productos agrobiotecnológicos que incluyen a los Bioinsumos. En la actualidad, desde el Ministerio de Agroindustria nacional se han impulsado diferentes programas (Programa de Fomento de la Bioeconomía y Programa de Bioproductos Argentinos) que permitirán continuar con las políticas de promoción que el sector de los Bioinsumos requiere para profundizar su desarrollo, el cual resulta fundamental a fin de responder tanto al crecimiento de la demanda por parte de alimentos obtenidos de manera ambientalmente sustentable y sin riesgos para la salud, como así también para mantener e incrementar los mercados internacionales con regulaciones precisas de calidad. Sin lugar a dudas, los Bioinsumos Agropecuarios constituyen herramientas en base biológica que por sus prestaciones tienen un papel destacado en el marco de las buenas prácticas agrícolas, contribuyendo a la salvaguarda del patrimonio zoofitosanitario y la calidad e inocuidad de los alimentos en un marco productivo, socioeconómico y ambientalmente sustentable.
 

0/1200

More from AgroNews

Magazine

  • 2018 India Pesticide Suppliers Guide 2018 Latin America Focus
  • 2018 Seed Special 2018 Biologicals Special
  • 2018 Formulation & Adjuvant Technology Chinese issue of Annual Review 2017

Subscribe to daily email alerts of AgroNews.